Estás aquí
Inicio > ENTREVISTA > Un Chef con razones

Un Chef con razones

“Calidad, calidad, calidad”

Entrevista a Fernando González Morilla, Jefe de cocina del Hotel Cortijo Chico (Alhaurín de la Torre)

Es primera hora de la tarde de un jueves de Mayo. En esta época del año, uno no tiene claro la temperatura que va a sufrir, aunque hemos tenido la suerte de citarnos con Fernando en uno de esos días en los que Málaga te brinda temperaturas de manga corta y sol, se agradece.

Aparcamos en la entrada del Hotel y entramos a la recepción. El Hotel Cortijo Chico funciona muy bien con eventos y con extranjeros, dada su cercanía al aeropuerto. Rápidamente nos indican la zona de bar contigua, donde le esperamos ordenando notas.

Aparece Fernando, con atuendo de cocinero. Se disculpa por la tardanza (apenas 5 minutos) pues le habíamos pillado “con las manos en la masa”. Perdonad el topicazo, pero en este caso era casi cierto. La cocina es una amante exigente.

¿Y quién es él?

Para mí es importante saber con quién estoy hablando, así que le pregunto por su formación y su experiencia antes de llegar a ser el Jefe de cocina del Hotel Cortijo Chico. Me cuenta que se formó en La Consula junto a otros muy nombrados cocineros (que omitiré, pues no necesita aval). Luego pasó por varias cocinas, entre las que destacan Tragabuche, Parador de Gibralfaro y Manducare, su gran amor (hasta el momento). Se le nota la emoción cuando hablamos de Manducare, donde pasó 10 años de su vida y al que le puso el alma. Una experiencia vital.

Hablamos de sus vivencias y sale a relucir Paradores Nacionales, entre otras. Me interesa y pregunto por su visión.

“En Paradores costaría muy poco hacer las cosas de otra manera”

Y coincidimos en que son pocos los malagueños a los que les interese pasar a comer a Gibralfaro o al Campo de Golf. Gibralfaro, desde donde se hace La foto más recocible de la ciudad. Lo que podría ser nuestro Skyline. Y el Parador del Campo de Golf,  junto a Plaza Mayor, centro comercial y paraíso del Fast Food. A esta gastronomía del cuarto de hora, Paradores no hace sombra en facturación, ni en comunicación. Alguien tendrá la razón de por qué esto es así y la dará, sólo en presencia de su abogado, me da la impresión.

Animados

Animados con una charla sincera y sencilla, seguimos hablando para entrar en como está el sector.

Sobre la administración, comenta, el desencanto de la Gastronomía en general con las administraciones es palpable. Prometieron mucho para el Soho, por ejemplo y lo dejaron abandonado.

Razón no le falta en su argumentación. En el Soho se está recibiendo muy poco apoyo, al contrario que el distrito centro, donde abunda el “turismo de freidora”. Se me ocurren un par de nombres que están haciendo las cosas bien, con criterio y ganándose ellos sólos un sitio… Pero eso es otra historia que ya contaremos.

En este momento pregunto por las asociaciones y el movimiento asociativo en relación con la Gastronomía en Málaga y la costa, su respuesta me sorprende. Yo esperaba una defensa política de la unión del hostelero para conseguir la excelencia (dudo que muchos que usan esta palabra, sepan que significa). Pero no, de nuevo sincero, se encoge de hombros y me mira sin respuesta positiva. Al final añade: “No creo que sirvan de mucho”.

Hablamos de las asociaciones que se ubican en el centro de Málaga en las que quizás se está más pendiente de la política, que de los hosteleros y sus necesidades. Quizás es más una central de compras, que una verdadera asociación.

Me hace un aparte para nombrar a Gastroarte y que sí le aporta cosas. Quizás está gestionada de otra forma o en otra dirección. Quizás, cómo no.

Planes de Futuro

¿Qué quiere conseguir el Jefe de Cocina del Hotel Cortijo Chico con su trabajo? quiero preguntarle para ir acabando.

-Fundamentalmente que vengan personas de fuera de nuestro círculo de influencia. Por supuesto estamos trabajando muy bien (me consta). Pero queremos hacerlo mejor.

Yo, cuando hago un menú, sólo pienso en la calidad

Fernando González Morilla

Y, ¿que va a pasar en el Hotel Cortijo Chico en el futuro próximo? ¿Cómo se presenta? ¿Qué planes nos puedes contar?

Esto, a partir de Julio, lo sabremos… (guiño)

Me despido de él y me da la impresión que le he robado un rato a un currante de verdad.  De esos a los que merece la pena saludar, porque sabes que ponen mucho de ellos en sus platos.

Lo he disfrutado.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top