Estás aquí
Inicio > RECETAS > Smoothies

Smoothies

Smoothies

Una bebida sana, llena de vitaminas y fibra. Con sólo unos cuantos ingredientes, se puede hacer un delicioso, refrescante y nutritivo smoothie en sólo cinco minutos.

Un smoothie es una excelente forma de tomar frutas y verduras frescas, y nos lo podemos llevar a cualquier sitio. Para hacer un smoothie necesitamos: una base líquida (puede ser agua, leche, yogur o zumo de frutas); después hay que añadir, frutas o verduras (frescas o congeladas, ingredientes extras (especias, yogurt, mantequilla de cacahuete, semillas, jarabe de arce, etc.) y finalmente hielo.

Smoothie de fresa

Dulce, cremoso y maravillosamente refrescante, este smoothie con sólo 3 ingredientes va a ser tu bebida favorita durante los meses calurosos. Y aunque es muy sano, sabe como a pecado. Una gran manera de empezar el día y aprovechar para tomar una porción de fruta.

Para los smoothies, la regla mínimos ingredientes – máximo sabor, suele funcionar muy bien. Y este no es diferente. Empezamos añadiendo las fresas congeladas, yo prefiero que estén congeladas que frescas porque enfrían el smoothie y lo espesan más.

Para disponer de fresas durante todo el año, lo que suelo hacer es comprar una gran cantidad de ellas, y congelarlas. Después voy sacando las que necesito para hacer los smoothies.

A continuación, añado la leche. Generalmente uso leche desnatada o leche de soja (que son las que utilizo en mi día a día), pero como menciono más abajo, puedes añadir cualquier leche que tengas por casa.

Y, por último, el ingrediente secreto que le da al smoothie el sabor de una tarta, el extracto de mantequilla. No es fácil de encontrar, sobre todo en los supermercados normales. Pero si que lo podes pedir en páginas web especializadas en repostería. Yo lo compro de la marca Wilton, pero podéis comprar la marca que queráis.

Así que, en cuestión de unos pocos minutos, nuestro smoothie de fresa estará listo para tomar, dándonos un aporte de proteína y una pieza de fruta completa para el día.

Aunque al ser frío apetece más en verano, se puede tomar todos los días del año. También puedes utilizar una mezcla de diferentes bayas o frutos rojos si quieres darle más color o variar un poco el sabor.

Me gusta, de vez en cuando, añadir algunas frambuesas para que se ponga de un color rosa intenso.

Ingredientes que vamos a necesitar:

  • 150 g de fresas congeladas
  • 180 ml de leche desnatada o vegetal
  • 1 cucharadita (5mL) de extracto de mantequilla
  • Stevia u otro edulcorante, al gusto (opcional)

Preparación paso a paso:

  1. Añadimos todos los ingredientes en el vaso de la batidora de vaso, en el orden que están enumerados y pulsamos el turbo hasta que esté suave.
  2. Servimos en un vaso y bebemos inmediatamente.

Notas:

  • Cualquier leche funciona bien. Tanto de vaca como vegetal. Sólo tienes que utilizar la que tienes en la nevera.
  • Si no tienes extracto de mantequilla y te resulta muy difícil conseguirlo, puedes sustituirlo por extracto de vainilla. Obviamente el sabor no es el mismo, pero por lo menos le estaremos dando algún sabor al smoothie.
  • La receta se puede duplicar o triplicar para servir más cantidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top