Estás aquí
Inicio > GENERAL > Receta: La Croquertilla

Receta: La Croquertilla

Croquertilla, la fusión de croqueta y tortilla es la tapa perfecta

¡Por fín! Una innovación en la dirección correcta. Esto es más o menos lo que sentiremos muchos aficionados a nuestra gastronomía. Ya está bien de innovar a base de humos y bichos. Ha tenido que aparecer un visionario con sólo 26 años para poner a la Gastrotontería en su sitio.

Para muchos tener que elegir entre tortilla o croquetas es algo así como responder a si quieres más a papá o a mamá, pero en versión gastronómica. Pero este eterno dilema a la hora de escoger la mejor tapa del mundo podría haber llegado a su fin con la invención de -atención- la croquertilla.

Como su ingenioso nombre permite adivinar, se trata de la fusión de estos dos platos: unas bolas de tortilla rebozadas que prometen reunir lo mejor de las dos recetas, y sueña ya con ser la tapa perfecta. Detrás de esta invento -ríete tú de las croquetas de cachopo de Asturias– está Jano Cabello,  publicista y emprendedor zaragozano que ha pasado por el programa La batalla de las tapas de Aragón Televisión.

¿Cómo surgió la idea? En casa, con su pareja y unos amigos, explica. Pese a las reticencias iniciales -recuerda- y a que todo el mundo pensaba que se iban a romper, las croquertillas salieron bien. Mientras la idea comienza a extenderse y triunfar por las redes, por ahora ya está trabajando en versiones con morcilla y chistorra que, asegura, están muy buenas. Las originales, por cierto, llevaban cebolla, aunque los “sincebollistas” (mala gente) lo tienen fácil para hacer su propia versión.

¿Se puede probar ya en algún bar de Zaragoza o de alguna otra ciudad? Parece que de momento no, aunque según explica Cabello, un par de locales ya le han pedido permiso para incluir estas croquertillas en su lista de tapas.

Y es que, tal y como recuerda su inventor, la receta es de “código abierto”, así que anima a todo el mundo a que pruebe a cocinarla en su casa o restaurante. Prepararlas es aparentemente muy sencillo. Como una tortilla de patatas convencional que, eso sí, hay que remover como si fuera un revuelto y sacar de la sartén en cuanto el huevo empiece a cuajar.

Cuando la mezcla se enfríe un poco, se hacen bolas estilo croqueta y se rebozan con harina, huevo y pan rallado. En aceite bien caliente -recomienda- para que se doren por fuera, pero apenas se hagan por dentro, porque la mezcla de patata y huevo ya está cocinada.

Fácil, ¿verdad? Quienes se animen a practicar -se nos ocurre que es un buen apaño para esas tortillas que salen muy mal o dan problemas y queremos reutilizar- pueden compartir sus creaciones en las redes sociales con el hashtag #croquertilla. Si acaba siendo la tapa de moda del verano, siempre podemos decir que fuimos de los primeros en cocinarla y probarla.

Fuente:LA GULATECA 

Deja un comentario

Top